Sesiones de Seguimiento: Febrero

Ver

1. ¿Qué cosas nos hacen felices? ¿En qué momentos nos sentimos más afortunados?
2. ¿Con qué personas que son pobres, o que están marginadas nos hemos encontrado durante el proceso del Encuentro?
3. ¿Qué nos resultó más difícil, y qué más agradable de esta experiencia?

Iluminar: Mateo 5, 1-12

Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él. Entonces tomo la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:

Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los afligidos, porque serán consolados.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino
de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma
a causa de mí.
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo;
de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron.

Según el mundo, este programa es una locura absurda. Hoy día parece ser que todos andan buscando dinero, poder, avance en la vida. El «ir a las periferias» al que nos invita el proceso del Encuentro resulta desafiante y difícil. ¿Quién quiere ir a donde están las personas más socialmente al margen, más diferentes, menos influyentes en la sociedad? Pero quizá la pregunta que nos tengamos que hacer más profundamente es ¿cuándo nos sentimos nosotros en la periferia? ¿Cuándo nos sentimos pobres, poco influyentes, poco poderosos y menos valorados por los demás? Y, entrando dentro de nosotros, reflexionar sobre cómo nos sentimos en esos momentos y cómo las bienaventuranzas pueden tener un eco dentro de nuestro corazón. Porque lo importante no es tener, valer, y poder según el mundo, sino vivir según la mente de Dios, sentirse hijos de Dios, saber que el Reino nos pertenece.

Interiorizando la Palabra

In silence, listen to the voice of Jesus within your heart.
What word of the reading do you identify with the most?
What is Jesus inviting you to do today?

Actuar según la Palabra

¿Cómo lidiamos con la «periferia», es decir, con lo distinto, con lo más pequeño, dentro de nosotros mismos?
¿Con qué actitud salimos al encuentro de otros: pensando que nosotros tenemos el poder y las respuestas, o esperando encontrar al Cristo que está en los márgenes?
¿Qué he aprendido en estos meses de las personas con quienes me he encontrado? ¿Qué he aprendido sobre mis propios límites? ¿Cómo he dado gracias a Dios por la bienaventuranza que me ha desafiado a fiarme solamente de Él?

Celebrar

L/ Señor, tú eres la felicidad de nuestros corazones
R/ Enséñanos a reconocerte en lo que es pobre y aparentemente débil.
L/Señor, tú eres el amparo de los perseguidos.
R/ Danos la gracia de alcanzar tu justicia.
L/ Señor, tú eres la verdadera paz.
R/ Danos fuerza para hacer la paz en nuestros corazones, en nuestros hogares y en los ambientes a los que nos envías.
L/ Que nuestros corazones, Señor, se apeguen a las cosas importantes de tu Reino. Que en tu voluntad esté nuestra paz y nuestra felicidad. Que extendamos felicidad, alegría y justicia a nuestro alrededor.

Misión – “Primerear”

Piensa en las personas de tu vida que te han enseñado que lo importante no es el poder, ni el dinero, ni la fuerza, ni la influencia, sino el caminar con Dios y el construir su Reino. Recuerda a las personas que has encontrado en el camino del Encuentro y en los dones y las bendiciones que han traído a tu vida. Piensa en las personas que de verdad son felices sin poseer ni ejercer poder. Agradece y celebra.

Descargar PDF para imprimir

Entrada anterior
Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. convoca histórico Quinto Encuentro Nacional de Pastoral Hispana; Inscripción inicia el 20 de febrero
Entrada siguiente
Camino al V Encuentro en Portland, OR